Cómo liquidar a un trabajador correctamente

¿Sabes cómo liquidar a un trabajador correctamente? Contrario a lo que se cree, esta es una de las labores más difíciles que existen, debido a que, además de una carga emocional, se contraen obligaciones legales muy demandantes. Sin dudas, es un trámite que debe afrontarse con humanidad y empatía. A continuación, descubre algunos aspectos a tomar en cuenta y supera el desafío con confianza.

¿Qué es una liquidación laboral?

Que es una liquidación laboral

Luego de tomar la decisión de liquidar un trabajador, independientemente de las causas, todo empleador tiene compromisos con la ley. La liquidación laboral es una indemnización que el patrón está obligado a dar al trabajador cuando las causas de la anulación de la relación laboral recaigan sobre el empleador. No debe confundirse con finiquito, que es cuando ambas partes asumen la renuncia o despido del colaborador.

Todas las causas de despido de un trabajador, sin responsabilidad para el patrón, se encuentran descifradas en la Ley Federal del Trabajo. En el artículo 47, se mencionan todas las circunstancias, entre las cuales destacan la falta de tres días al trabajo en un mes sin justificante o la realización de actos violentos hacia sus compañeros, entre otros.

Si las causas del cese de la relación laboral no están contenidas en este artículo, el trabajador puede solicitar la liquidación. Se aplica también en aquellos casos donde hay una reestructuración del área y el puesto del trabajador no existe, o cuando el trabajador renuncia por falta del empleador, por ejemplo, al reducir el sueldo.

Cómo liquidar a un trabajador correctamente: Obligaciones establecidas en la ley

Si la liquidación procede tal como lo establece la ley, el empleador se encuentra en la obligación de pagar al trabajador todos los beneficios pendientes hasta el momento del cese laboral. En este particular, se debe tener en cuenta:

  • Pago de tres meses de salario por concepto de indemnización, más 20 días de sueldo por cada año de servicio prestado y los días laborados que aún no se han pagado.
  • Cancelación de una prima por antigüedad, que consiste en 12 días de salario por cada año de servicio. Para ello, se multiplica el salario diario por los 12 días establecidos y luego por los años de servicio.
  • Se debe incluir el equivalente al aguinaldo que, según la ley, es de 15 días al año en el mes de diciembre. Para su cálculo, se multiplica los 15 días por el salario diario y se suma a los otros beneficios.
  • El cálculo de las vacaciones incluyen 6 días obligatorios más dos que se incluyen por cada año trabajado hasta llegar a 5 años, donde se incluyen 2 días más cada 5 años. A este valor, se le debe incluir una prima vacacional del 25% al salario que corresponda por vacaciones.
  • Prestaciones: Si la empresa genera utilidades hasta el momento de la liquidación, las prestaciones pendientes se deben cancelar dentro del monto de liquidación.

Consejos para liquidar correctamente a un trabajador

Consejos para liquidar a un trabajador

Sea por las razones que sean, despedir a un trabajador es una decisión difícil y se vuelve complicada al momento de comunicárselo. Por tal razón, los expertos recomiendan tener en cuenta los siguientes consejos:

  • Se debe tener máxima confidencialidad. No es prudente que personas que no intervienen en el proceso o en la toma de decisiones conozcan los hechos, pues es contraproducente para la plantilla de trabajadores.
  • Evitar los rodeos o dar la noticia de manera evasiva. Lo ideal es que en la reunión se le comunique la noticia de forma directa, proporcionando la información de manera concisa y clara.
  • Ser respetuoso con el trabajador. Lo ideal es dar una valoración de su desempeño con tacto y de manera formal.
  • Es recomendable que haya testigos en la reunión. La reacción de la persona frente a la noticia de la liquidación puede verse perturbada, la presencia de otras personas sirve como elemento de disuasión.
  • Calcular correctamente todos los beneficios estipulados en la ley e indicarlos en el documento de forma clara. De esta manera, se evitan problemas de orden legal con los organismos correspondientes.

En conclusión, puede ser un reto saber cómo liquidar a un trabajador correctamente, sin embargo, es una práctica que con el paso del tiempo se domina. Lo ideal es actuar con humanidad, sinceridad y empatía, de manera que se puedan evitar inconvenientes en el futuro.

Deja un comentario